//Afirma Enrique Alfaro que en seguridad, vamos bien

Afirma Enrique Alfaro que en seguridad, vamos bien

En las últimas 48 horas, por lo menos se han cometido 22 homicidios dolosos en el Estado, principalmente en la zona metropolitana; en este lapso de tiempo, tan sólo en Tonalá se registraron 5 ejecuciones, además del hallazgo de partes humanas frente a la entrada principal de una escuela primaria en la colonia Loma Dorada.

Para el gobernador del Estado, ésta crisis de inseguridad solo se vive en el imaginario de los medios de comunicación al dar cuenta de todos los hechos violentos que se registran en la metrópoli, en lugar de publicar los números alegres que presentan los encargados de brindar seguridad; así lo precisó: “imagínense, ustedes como medios de comunicación en lugar de hablar de las cifras que estamos presentando, nos empiezan a decir que todo lo que hacemos está mal, pues bueno, contra eso no puedo hacer nada”.

¡Claro que puede y es su obligación hacer lo necesario para combatir la inseguridad que azota cada rincón de la ciudad!, pero no basta con hacer comparaciones de números acomodados, porque ayer presumió que el homicidio disminuyó al comparar el mes de enero pasado, contra los meses de diciembre, noviembre y octubre, pero no lo comparó como es correcto hacerlo con la estadística registrada en enero del año pasado, donde se evidencia que el homicidio prácticamente se elevó en un 100 por ciento.

Desde Tonalá, con los pelos de la burra en la mano, le decimos al gobierno del Estado que nadie cree en sus cifras que tratan de mostrar que durante los dos primeros meses de gobierno hay resultados favorables en materia de seguridad; basta preguntar a los tonaltecas su sentir al desplazarse a la escuela, porque ayer más de una veintena de alumnos del CECYTEJ fueron robados con lujo de violencia por sujetos a bordo de motocicleta, mismos que ya habían sido reportados con anterioridad a la Policía de Tonalá que como es costumbre brilla por su ausencia a pesar de la reciente compra de 25 patrullas; o cuestionar a los conductores y usuarios de UBER quienes han reducido sus servicios en el municipio, producto de los constantes asaltos de los que son víctimas sin que haya autoridad que los auxilie, así como a los conductores del transporte en público, quienes son continuamente amenazados con cuchillo en mano para arrebatarles el dinero de su jornada laboral, como el reciente caso expuesto de la ruta 614.

En Tonalá, los ciudadanos diariamente son víctimas de la inseguridad, con robos a mano armada en cualquier parte del municipio a plena luz del día; ni los bomberos se han salvado; incluso el propio presidente municipal fue víctima del robo de autopartes del vehículo oficial en el cual se traslada.

Los ciudadanos no necesitamos ruedas de prensa que tienen como finalidad justificar la falta de resultados; tampoco necesitamos estrategias recaudatorias como las recién anunciadas en contra de los motociclistas; lo que necesitamos son policías municipales fortalecidas, empoderadas, capacitadas, equipadas, que atiendan de manera oportuna cada uno de los reportes ciudadanos en lugar de andar jugando al policía investigador que inevitablemente trae como consecuencia la violación al debido proceso al momento de las detenciones de presuntos responsables y su inmediata libertad, propiciando la cadena de impunidad enquistada en nuestro sistema de justicia.

Gobernador, ya basta de tratar de descubrir el hilo negro de la seguridad, como la mal lograda Agencia Metropolitana de Seguridad que tanto impulsó como líder político, la cual duró menos de dos años en “funcionamiento” con un costo superior a los 34 millones de pesos, producto de aportaciones voluntarias de los nueve municipios que integran la zona metropolitana y del propio gobierno del Estado; resaltando que más del cincuenta por ciento de ese presupuesto, fue utilizado para pagar los salarios de los 27 burócratas que conformaban la AMS y que hasta el momento se desconoce un solo logro conseguido en beneficio de los Jaliscienses; por favor, ya basta.

Siguenos en: