//Que gobierne la razón y no la pasión